• EXPOSICIÓN AVE | EVA

    by admin2 • 31 julio, 2017 • Últimas Noticias

    La hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Carmona está celebrando en el presente año los cuatrocientos de la formulación de su Voto Concepcionista, que tuvo lugar en 1617 a instancias de Tomás Pérez, hermano mayor de la cofradía del Silencio de Sevilla

     

    Con tal motivo se ha elaborado un amplio programa de cultos y actividades formativas que se desarrollarán durante el último cuatrimestre del presente año y cuya presentación tendrá lugar el próximo día 2 de septiembre en las instalaciones museísticas de la torre mirador del monasterio de Santa Clara de Carmona, para, seguidamente, proceder a la inauguración de la muestra “AVE|EVA”, sobre la presencia inmaculista en Carmona.

     

    La exposición ocupará las cuatro plantas de la torre así como el espacio del coro alto, por lo que la visita a la exposición tendrá el aliciente añadido de conocer uno de los monumentos más importantes de la ciudad: el monasterio de Santa Clara, que se encuentra muy próximo a la iglesia prioral de Santa María. Fundado en 1460, se trata de un bello ejemplar de arquitectura conventual sevillana de estilo mudéjar, construido en el siglo XVI, aunque presenta algunos añadidos de los siglos XVII y XVIII. Cuenta con todas las dependencias características de este tipo de edificio religioso: iglesia, coros alto y bajo, claustro, sala capitular, refectorio, dormitorios, locutorio, torno, etc., destacando, por su singularidad la torre mirador, cuya construcción se inició en 1724. En este espacio privilegiado se desarrollará la exposición “AVE|EVA”.

     

    Para esta muestra, que estará abierta al público desde el 3 al 17 de septiembre en horario de mañana y tarde, se ha previsto contar con una amplia selección de piezas litúrgicas, de orfebrería y joyería, así como documentos, pinturas y tallas, procedentes principalmente de las parroquias carmonenses de Santa María, San Pedro y San Bartolomé, los conventos de Santa Clara, Madre de Dios, Concepción y Descalzas, así como del archivo municipal y el de protocolos, la propia hermandad organizadora y de las hermandades de la Virgen de Gracia, Santa Caridad y Esperanza de Carmona y también de Jesús Nazareno de Sevilla.

     

    Se ofrecerá una visión del Dogma de la Inmaculada Concepción de manera cronológica haciendo hincapié sobre ciertos hitos históricos, yendo, en todo momento, de lo universal a la particularidad de lo carmonense a través de tres apartados:

     

    Nueva Eva: en esta sección se recoge el tema apocalíptico de María como nueva Eva que pone el germen de la salvación para ahondar en el título de la muestra –recogido de la literatura medieval– en el que se proclama a la Virgen como trono inmaculado. ‘Ave Eva’ viene a ser el saludo de la mujer que salva a la humanidad, pero si se da la vuelta a este palíndromo, ‘Eva Ave’, se sugiere el momento de la Encarnación del Verbo a través del Espíritu Santo representado en forma de paloma blanca.

    Esta sección se pretende, principalmente, documental y visual, se expondrán Biblias e imágenes inmaculistas primitivas y temas iconográficos paralelos a este hecho (El encuentro en la Puerta Dorada, El árbol de Jesé, La Anunciación).

     

    Tota Pulchra: en este apartado se apunta el camino recorrido para la aprobación del dogma a lo largo del Antiguo Régimen gracias al esfuerzo de la orden franciscana y a la incesante promoción de la Iglesia de España, reflejando todos los hitos que marcaron este recorrido hasta alcanzar el patronazgo del reino. También se da a conocer la unión que, desde un primer momento, se propició entre la Inmaculada y el Santísimo Sacramento del Altar.

    Durante esta narración se señalan las primeras manifestaciones hispalenses a favor de la Concepción –juramentos, concursos literarios, sermones públicos…– , con especial celo en el voto de sangre llevado a cabo por la cofradía de los Nazarenos de Sevilla y, dos años más tarde, por su filial carmonense. De igual manera se muestra el cambio iconográfico propiciado desde la ‘academia’ diletante del canónigo sevillano Francisco Pacheco, universalizado a través de los escritos de su homónimo sobrino y por las pinturas de Bartolomé Esteban Murillo, haciendo del celeste el color oficial de la liturgia.

    Esta sección la protagonizan los simulacros escultóricos y pictóricos de la Inmaculada Concepción que se conservan en edificios religiosos y casas particulares de la ciudad, así como documentos y objetos litúrgicos (ternos, misales, cantorales, objetos suntuarios) generados a partir de la aprobación de los primeros ritos.

     

    Inmaculada Concepción: en la tercera etapa se da a conocer el dogma en toda su extensión, tal y como lo proclamó Pío IX. Se profundiza en la labor teológica que surgió al respecto (encíclicas, visiones místicas, hagiografías…), así como en las festividades que se llevaron a cabo y el pronunciamiento mariológico que supuso este reconocimiento. Y se llega a nuestros días, donde se propone una visión sobre la universalidad de la figura de la Inmaculada Concepción como referente de la Iglesia Católica. Se muestran objetos documentales y artísticos, pero, sobre todo, imágenes, vídeos y obras de arte contemporáneo realizadas ad hoc y que están enfocadas a profundizar sobre el papel de María como cuna de la redención de la humanidad.

     

    Comparte

    About admin2